En el fútbol no puede faltar la finta

Qué serían sin ella Ronaldinho, o Joaquín, o Cristiano Ronaldo, o Robinho… En el fútbol no puede faltar nunca la finta, la que desequilibre al rival, la que burle al adversario, la que trate de engañar al oponente. Es por ello que he decidido crearla en la blogosfera, para comentar y hablar de los entresijos del deporte rey, ése que a muchos nos apasiona, que nos vuelve locos, que nos cambia el estado de ánimo según el resultado de nuestro equipo, que nos hace reír, pero también sufrir. En definitiva, en La Finta leerás sobre fútbol. Estás invitado.

Luxemburgo sube; Mendilibar baja

Un Betis sumido en una profunda crisis fue la llave de la puerta al triunfo del Real Madrid en el Ruiz de Lopera. Luxemburgo se la jugaba, y pudo salir airoso y con los tres puntos bajo el brazo gracias, en parte, a ‘su’ Robinho, que de nuevo, y tras mucho tiempo, dejó algún que otro destello y anotó el primer tanto ante un Betis deprimido que aburre y hace llorar a sus aficionados. Mejía tuvo tiempo de reivindicarse marcando el segundo justo después de sustituir a Diogo. Pero lo cierto, y por muy líder que sea momentáneamente, es que la cara de anoche del Real Madrid no fue del todo placentera, si bien el rival está en horas muy bajas (recuerden que a las 03:00 serán las 02:00) y apenas inquietó la portería de un espectador de lujo llamado Casillas.
Mientras, justo cuando terminaba el duelo en Sevilla se iniciaba otro partido muy distinto pero a la vez muy parecido en La Catedral, ya que al igual que Vanderlei, Mendilibar podía quedarse sin cargo si no lograba la victoria ante el Celta. Y no la logró. Sólo un triste empate a uno que le deja coqueteando con el paro, ya que una jornada más y pase lo que pase este domingo, los ‘leones’ seguirán siendo el farolillo rojo de Primera. Un farolillo que podría cambiar de color si el club vasco toma alguna que otra decisión.

Ronaldinho se pone las botas

El ’10’ del Barça, que cumplió 100 partidos el miércoles ante el Málaga marcando un gol, recibió de la mano de Nike sus preciadas botas de oro, con las que las que, por arte de magia, todos sus disparos a la portería del Mini Estadi van a parar al larguero, para regresar después a sus botas. Después hace de las suyas con el esférico para acabar bailando samba con sus Tiempo Legend. No te lo pierdas.

Gracias a You Tube