No hay más cera que la que arde

elche-barcelona-messi

Semana de asado, semana de conjura, semana de salidas en grupo ante una posible despedida de Alves. Semana de fiesta, de declaraciones. Semana en la que según Dani, «sería imperdonable no ganar al Elche»; semana en la que según Pedro «sería imperdonable no aprovechar la segunda oportunidad» que le ha dado la Liga al Barcelona. Semana de Liga. Semana de calculadora. Semana de esperanza envuelta de escepticismo. El Barcelona, en una semana donde era imperdonable no ganar al Elche, puede celebrar que el Málaga y el vértigo del Atlético le han hecho un favor. Lo del Martínez Valero no era un trámite, por mucho que así nos lo vendieran. Y con más chiripa que otra cosa, el Camp Nou decidirá el campeón. Si la lógica se impone, será el Atlético. Si la sorpresa asoma, el Tata podrá marcharse con una Liga que ni él se imaginaba hace ocho días. Ante el Elche enésimo capítulo de inoperancia. De inutilidad. Sólo una sorpresa, de esas que te da la vida, le hará campeón. Y que el Barça sea campeón por sorpresa es una sorpresa. Pero es a lo que nos tiene acostumbrados este equipo. No hay más cera que la que arde. Por mucho que le pongamos música de The Killers o Coldplay de fondo y revivamos noches de gloria.

Del a tomar por culo al se puede

portadas-sport El Madrid palmó en Valladolid y con ello el barcelonismo se frota las manos. La Liga, damas y caballeros, depende sólo del Barcelona. También del Atlético, cuya carrera de fondo para alcanzarla es encomiable pero que, llegados a este punto, se le ha complicado un pelín la cosa. Sea como fuere, es descojonante que de un día para otro se pase de la mutilación a la euforia. El Barça tiene a huevo conquistar un campeonato en el que probablemente no haya sido el mejor, pero eso no quita el mérito de lograrlo con 91 puntos y después de una temporada demasiado extraña. Los que mataban al Barça tras su tropiezo en Valladolid, los que echaban al Tata tras caer ante el Granada, los que descuartizaron al equipo tras descarrilar ante el Getafe… esos mismos, sí: ahora quieren la Liga. Leo y escucho que la Liga se decidirá en el Camp Nou, en la última jornada. Y se obvia que este finde el Barça se desplaza al Martínez Valero para enfrentarse a un Elche al que le va la vida. En el partido de la primera vuelta cayeron goleados. El domingo será otra historia. Pero es lo que tiene que el Madrid palmara en Valladolid. ¡Viva la Pepa! ¡Nos han regalado la Liga! Otra cosa es que este Barça la acepte. Y para ello, antes de todo, debe ganar al Elche. Si la gana finalmente el Barcelona, cosa que todavía está por ver, habrá que ir, cámara en mano, para ver a todos aquellos que lo han puesto a parir cubriendo la celebración en Canaletas bandera culé en mano. Pero vaya, aún queda el Elche. Que no es poco.

Montaje vía | kantinu

La resignación no existe

cholo-simeone Tras el parón navideño toca volver a la acción. Varios son los partidos de la Liga española que van a tener a los espectadores en vilo. Por ejemplo, el del Málaga-Atlético. Los colchoneros, igualados a puntos con el Barça, pueden dormir la noche del sábado como líderes si consiguen ganar a un rival caracterizado por su intermitencia. El Atleti va a por todas y como tal trabaja. El 1 de enero, mientras otros todavía disfrutaban de vacaciones, el Cholo puso manos a la obra a los suyos. No contento con el rendimiento de una plantilla que está exprimiendo al máximo se ha reforzado con José Sosa, un futbolista de mucho talento, desperdiciado en Ucrania, y que se une al elenco de guerreros que aúna el cuadro rojiblanco. A eso se le puede llamar cualquier cosa menos resignación: más competencia para un plantel al que personalmente veo campeón de Liga. Con permiso de Barcelona y Real Madrid, espero que este Atlético no se desinfle. El coraje que ha insuflado Simeone y el carácter es algo que probablemente se mantenga perenne de aquí a final de temporada. Pero lo que no se puede controlar es el estado físico. Los partidos acaban pesando y es en ese sentido donde no deben aflojar sus pupilos para plantarle cara a un Barça que muchas veces gana por inercia y a un Real Madrid que tiene pinta de ir de menos a más. La jornada, como siempre, se podrá seguir a través de Rojadirecta, y como primer plato del sábado ofrece el choque en la capital de la Costa del Sol. Yo, si fuera Schuster, taponaría el optimismo a cal y canto. Este Atlético tiene visos de romper cualquier cerrojo.